Relajación Hawaiana | Universo ThetaHealing®

Los antiguos hawaianos daban una gran importancia a la respiración, al aliento. Con él, podían traer energía positiva y sustituir la negativa. De hecho, la propia palabra hawaiana “ha” significa respiración. Es por ello que los kahunas han sido una gran fuente de inspiración para algunas técnicas de relajación modernas.

Continuando con sus creencias, ellos daban una gran importancia al Mana, una fuente de fuerza vital que te llena de sanación, voluntad y energía positiva. El Mana está al alcance de todos y podemos recibirlo mediante el siguiente ejercicio de relajación hawaiana, de esta forma, entraremos en un estado de calma, eliminaremos el estrés y notaremos esa energía positiva entrando en nosotros y llenándonos de inspiración.

Relajación hawaiana, paso a paso

  1. Comienza sentándote sin cruzar las piernas y logra un estado de relajación profunda.
  2. Exhala todo el aire de los pulmones. Expulsa el aire de los pulmones haciendo una serie de exhalaciones cortas para literalmente empujar hacia fuera todo el aire que quede en tus pulmones. Eso elimina el aire viejo de los pulmones y abre espacio para recibir una gran cantidad de mana.
  3. Inhala profundamente, empujando el aire hacia lo más profundo del estómago, llenando el estómago de aire y aguantando la respiración durante treinta segundos. Si eres mujer eso es todo lo que tienes que hacer antes de exhalar. Si eres hombre vuelve a inhalar (antes de exhalar el aire que estás aguantando en el estómago) para llenar el pecho de aire. (La fuerza vital del mana se guarda en el estómago de la mujer y en el pecho del hombre.)
  4. Aguanta la respiración por treinta segundos y entonces exhala para liberar el aire.
  5. Inhala profundamente de nuevo, empujando el aire hacia lo más profundo del estómago, llenando el estómago de aire, aguanta la respiración durante treinta segundos y exhala. Mientras aguantas la respiración imagina el mana, la energía de la fuerza vital, fluyendo a través de tu cuerpo y nutriendo cada célula.
  6. Al liberar el aire la segunda vez vuelve a inhalar una tercera vez y haz exactamente lo mismo que antes (los hombres deben inhalar una vez más para llenar el pecho de aire), aguanta la respiración durante treinta segundos y exhala.
  7. En la cuarta inhalación coloca tus manos al frente como si estuvieras sosteniendo una esfera. Imagina que una esfera de energía se está formando entre tus manos mientras haces la próxima inhalación y empujas el aire hacia lo más profundo del estómago. Si eres hombre, inhala de nuevo para llenar el pecho de aire. Aguanta la respiración durante treinta segundos y exhala.

 

Verás cómo este ejercicio de relajación te llena de energía y te cambia el resto del día. Úsala a diario, cuando te despiertes, cuando sientas que vas a estallar o en situaciones tensas donde te puedan los nervios, ¡funciona!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad